FRESÓN NEWS

Ideas para hacer frente a los virus en invierno

Llega el frío, bajan las temperaturas y comienza la temporada de los estornudos, los catarros y los resfriados. Por eso te compartimos algunas ideas para hacer frente a los virus en invierno. Las guarderías y colegios, el transporte público, el supermercado o la oficina, toca cuidarse porque podemos pillar un resfriado en cualquier sitio y momento.

Si eres de los que siempre acaba poniéndose enfermo, apunta nuestras recomendaciones para cuidarte y fortalecer tu sistema inmunitario. 

– Lo primero de todo, lávate las manos. Es algo que nos han repetido hasta la saciedad, y es que al tocar superficies que puedan contener virus o bacterias y luego llevarnos las manos a la cara es la forma más frecuente de la transmisión de muchas enfermedades. Lavarse las manos con frecuencia, sobre todo nada más llegar a casa de la calle o si vamos a tocar a bebés y niños pequeños es fundamental. Otra cosa que puede ser útil es utilizar mascarilla si ya estamos acatarrados o tosiendo.

Consume frutas y verduras con vitamina C. Aquí los fresones y los frutos rojos se llevan la palma por la concentración de vitaminas y antioxidantes que contienen. Una bandejita de fresones (¡o dos!), unas frambuesas, unos arándanos… estarás dándole un plus de vitaminas a tu cuerpo que en esta época te van a sentar fenomenal. También los cítricos tienen mucha vitamina C y están de temporada, así que es el momento idóneo para consumirlos.

Aliméntate bien. Ahora es el momento de las sopas, las cremas y los platos de cuchara. Cuando bajan las temperaturas, un potaje o un guiso casero calentito como el que hacían nuestras abuelas ¡saben a gloria! Y si tienes la suerte de tener cerca a alguna persona que sabe cocinarlos bien, cuídala mucho y disfruta de lo realmente importante de la vida.

Abrígate correctamente. Esta es la temporada de los abrigos, chaquetas, bufandas y guantes… pero ten cuidado si vas a entrar en espacios con la calefacción muy alta porque si vas muy abrigado es probable que empieces a sudar, tengas que quitarte alguna capa de ropa y ahí es cuando puedes coger frío. Practica la técnica de la cebolla, poniéndote diferentes capas que puedes ir quitándote en función de lo que necesites, evita las corrientes y cámbiate de ropa si está sudada o húmeda. Son algunos consejos que te ayudarán a mantenerte caliente en todo momento.

Y por último, si te encuentras mal y ya es tarde para prevenir…escucha a tu cuerpo: ¡descansa, abrígate bien y cuídate mucho!