FRESÓN NEWS

Actividades para desconectar en el día a día

Que el deporte es beneficioso es algo en que coinciden todos los expertos. La clave está en encontrar qué actividad deportiva nos gusta más y se ajusta a nuestras necesidades y estilo de vida. Si además lo complementamos con una dieta rica en alimentos saludables nuestro cuerpo y nuestra salud en general nos lo agradecerán.  Practicar actividad física también nos ayuda a desconectar de nuestro día a día.

Reservarnos un rato al día para salir a pasear, a correr, hacer estiramientos o ir a alguna clase en el gimnasio nos puede servir para olvidarnos de los agobios y preocupaciones diarios. Sin embargo, es muy fácil encontrar excusas para no movernos, a pesar de saber que nos va a beneficiar. Por eso, aquí te compartimos algunas rutinas deportivas accesibles para todos los públicos que te van a ayudar a cargar las pilas y a tener más energía.

Algunas rutinas beneficiosas para desconectar

Una de las actividades más recomendables para desconectar es estar en contacto con la naturaleza. Si tienes la suerte de que cerca de casa tienes un jardín, un parque o directamente el campo, la playa o la montaña, aprovecha para pasear por él, salir a correr o sacar a tu mascota. La clave es estar en silencio y dejarte llevar observando los árboles y la vegetación, las olas o las montañas ¡Ya verás cómo te ayuda a desconectar! Los japoneses practican “baños de bosque”, que no es, ni más ni menos, que estar en contacto directo con espacios naturales. Caminar preferiblemente solo, sin prisas y en silencio, observando con los 5 sentidos la naturaleza. Su traducción viene a ser “absorber la atmósfera del bosque” y ofrece un montón de beneficios a nivel físico y psicológico.

La práctica de yoga o pilates es otra forma de desconectar del día a día. No hace falta ser un yogui o un monje budista para adentrarnos en este campo, seguro que en tu ciudad hay un centro o gimnasio donde puedes apuntarte o un profesor que dé clases online. Si además, complementas el yoga con otras herramientas como la meditación o el mindfulness y una buena respiración, tus niveles de estrés acabarán por los suelos, ¡te lo garantizamos!

Otra rutina muy beneficiosa, pero solo apta para madrugadores es aprovechar las primeras horas del día para practicar deporte: puede ser salir a correr un poco por la ciudad aun dormida (o la playa o el campo, todo vale), hacer estiramientos o un breve entrenamiento, y luego ducha, desayuno e irse al trabajo. A nosotros este plan nos gusta, pero para los fines de semana cuando hace buen tiempo, entre semana eso de madrugar es más complicado.

Si eres más de deporte individual, ponerte las zapatillas, una playlist que te motive y salir a correr puede ser otra manera de desconectar de tu rutina. O si eres de los de practicar deportes en equipo, quedar con los amigos para echar un partido puede ser lo que más te apetezca.

¡Lo importante es moverse y frecuentemente!

Si además, luego te preparas un batido con fresas o un buen bowl de frutos rojos mezclado con avena o frutos secos, le estarás dando a tu cuerpo y tu mente todo lo que necesita para reiniciarse y empezar de nuevo con mucha más energía.