FRESÓN NEWS

10 pequeñas acciones que cambian nuestros hábitos como consumidores

¿Te preocupa el futuro del planeta y el cuidado del medio ambiente? Como consumidores podemos hacer pequeños gestos en nuestros hábitos de consumo para favorecer la sostenibilidad. Por eso, te compartimos algunas ideas que puedes aplicar fácilmente a tu día a día.

Pequeñas acciones que puedes hacer para cuidar el medio ambiente

  1. Cuando vayas a hacer la compra, lleva siempre bolsas de tela o reutilizables y evita todas las bolsas de plástico que te ofrezcan, sobre todo las que son muy finas y se rompen enseguida. Seguro que tienes un montón de estas bolsas de tela por casa: puedes dejarlas en la entrada para que no se te olviden, llevar siempre alguna en el maletero del coche o dentro del bolso, ¡lo importante es que te acuerdes y las utilices!
  2. Evita siempre que puedas las pajitas de plástico y los platos, vasos y cubiertos desechables o de un solo uso, y en general, intenta ir reduciendo los productos de plástico en tu día a día.
  3. Separa correctamente los residuos cuando vayas a tirar la basura. Parece algo obvio, ¡pero es fundamental para que luego se puedan reciclar correctamente!
  4. Evita comprar productos que vayan envasados en plástico de forma innecesaria. En algunos casos ese plástico es necesario para proteger alimentos o el contenido, pero en muchas ocasiones podemos prescindir de él.
  5. Sustituye el papel film y el papel de aluminio de tu cocina que utilizas para guardar sobras o restos de alimentos. Puedes utilizar fundas adaptables de silicona, telas enceradas o, mucho más fácil: cubrir con un plato.
  6. Procura comprar local y a productores cercanos. Entérate de cuándo son los mercadillos por tu zona o de si hay tiendas que vendan a granel. No solo reducirás tu huella ecológica (el impacto de tu actividad en el entorno), sino que estarás favoreciendo la economía local.
  7. Compra productos de temporada: son más económicos, su sabor es mucho más intenso y su coste de producción es mucho menor porque no tienen que traerlos de la otra punta del mundo. Además, son mucho más saludables porque ¡están adaptados a la época en que se tienen que consumir!
  8. Si puedes, camina antes que coger el coche. Así, ¡además de cuidar el planeta aprovechas para hacer ejercicio y mantenerte activo/a!
  9. Si compras online, intenta que te llegue todo en un mismo envío y bulto. Aprovecha las cajas y envoltorios para darles un segundo uso: puedes guardar cosas que ya no utilices, ropa de otra temporada, libros y apuntes o servirte para una mudanza, ¡y si no, deposítalos siempre en el contenedor adecuado!
  10. Recuerda, la clave de la sostenibilidad son las 5 R: Reducir, reparar, reusar, reciclar y reutilizar. Antes de comprar nada nuevo, échale un vistazo a todo lo que tienes. ¿Puedes aprovechar y darle a ese objeto una segunda oportunidad?

Y por último recuerda, estos pequeños cambios son tan fáciles como crear un hábito: al principio cuesta, pero enseguida los incluyes en tu nueva rutina. Además, puedes hacer partícipes a tus amigos, pareja o familia, ¡ya verás como así es mucho más fácil y divertido!