PREPARA LOS INGREDIENTES

NOSOTROS PONEMOS LAS RECETAS

Receta Tinto de Verano con Fresón de Palos

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 10 minutos
NÚMERO DE RACIONES: 6
DIFICULTAD:

INGREDIENTES

12 fresones de Palos
12 arándanos (opcionales)
2 limones
1 botella de vino tinto
1 botella de soda
hojas de menta
hielo

PREPARACIÓN

  1. Comenzamos a preparar esta deliciosa versión del cóctel de verano por excelencia, lavando bien la fruta y troceando los Fresones de Palos.
  2. En una jarra o recipiente hondo de gran tamaño, añadimos el hielo, y ponemos los trozos de Fresón de Palos junto con los arándanos enteros.
  3. Remueve con la ayuda de una cuchara de palo para que la fruta desprenda parte de su jugo y los aromas.
  4. Añade a continuación dos partes de vino por cada parte de soda para hacer tinto de verano original. Como sustitutivo de la soda también puedes usar refresco de limón o de otro tipo, a gusto del consumidor.
  5. Mientras dejas que la bebida se enfríe un poco con el hielo, aprovecha para exprimir el zumo de los dos limones. Añádelo al final para darle un toque diferente, o reserva para añadir directamente en el vaso de casa comensal para darle un toque ácido y refrescante.
  6. Sirve el cóctel en vasos individuales, añadiendo en cada vaso algunos trozos de fruta.
  7. Termina por decorar con unas hojas de menta, y degusta el tinto de verano con fresas mientras aún esté frío.

Diferencia entre tinto de verano y sangría

A menudo solemos confundir el tinto de verano con la sangría. Dos cócteles para disfrutar en la época estival bien fríos, con un toque de dulzor que gusta mucho a todos los comensales.

Sin embargo, la receta del tinto de verano no tiene nada que ver con la de la sangría. Incluso si hacemos nuestra versión de tinto de verano con fresas, la bebida final será muy diferente a la de la receta de sangría de toda la vida.

El tinto de verano se basa en la mezcla de vino tinto y refresco, la cuál se puede aromatizar con frutas y hojas de menta como en nuestra versión veraniega. En cambio, la sangría incluye un toque de licor además del vino y la soda, añadiendo mucha fruta cortada y una buena dosis de azúcar.

Existen muchas recetas diferentes para hacer estos cócteles de verano, pero incluso con las versiones más arriesgadas, hay quién prefiere uno u otro sabor a la hora de tomar esta bebida cuya base es el vino. Si te gusta el sabor dulce, la sangría es para ti. Si en cambio buscas un sabor ligero, con toque ácido, dónde prima el frescor del hielo cuando se toma más frío, eres más de tinto de verano.

Siempre puedes darle un sabor algo más dulce añadiendo fruta troceada a tu tinto de verano con fresas. La combinación ideal para disfrutar de un momento con la familia o los amigos, refrescándote en los días y noches de calor.