PREPARA LOS INGREDIENTES

NOSOTROS PONEMOS LAS RECETAS

Mermelada de Nectarina y Canela

TIEMPO DE PREPARACIÓN: 45 minutos
NÚMERO DE RACIONES: 10-12
DIFICULTAD:

INGREDIENTES

• 500 gramos de nectarinas
• 200 gramos de azúcar blanco
• 1 limón
• 1 rama de canela

PREPARACIÓN

  1. Reserva las nectarinas más maduras para hacer una deliciosa mermelada casera. Comienza retirando la piel y deshuesando la fruta una por una, hasta obtener una cantidad de aproximadamente ½ kg de nectarinas ya limpias.
  2. Trocea las nectarinas y ponla en una cazuela.
  3. Exprime el zumo de 1 limón, y añádelo a la cazuela junto con la fruta.
  4. Añade por último el azúcar. Puedes poner la cantidad de azúcar al gusto, desde unos 50 gramos hasta 200 gramos si deseas más dulzor.
  5. Tritura bien todos los ingredientes juntos con ayuda de la batidora, hasta formar una pasta homogénea. Si te gusta encontrar trozos de fruta en la mermelada, deja algunas partes de la fruta sin triturar.
  6. Lava la ramita de canela y ponla en la mezcla anterior.
  7. Pon a cocer el contenido del cazo a fuego medio, removiendo de vez en cuando para evitar que la fruta se queme.
  8. Poco a poco la mezcla irá espesándose, adquiriendo una consistencia más compacta. Este es el momento de retirarla del fuego.
  9. Retira la rama de canela y pon la mermelada ya lista en frascos de cristal limpios. Tápalos mientras la mermelada de nectarina y canela esté aún caliente y ponlos bocabajo.
  10. Deja enfriar completamente. Con el propio calor de la mermelada se formará vacío en el interior de los botes, conservándose el producto a temperatura ambiente en la despensa hasta unos 3 ó 4 meses antes de abrir.
  11. Puedes consumir la mermelada de nectarina y canela cuando esté fría. Una vez abierto el frasco deberás guardarlo en el frigorífico. Pruébala con tus tostadas de desayuno, con yogur o como acompañamiento de cualquier plato dulce o salado. ¡Está riquísima!

Cómo conservar las nectarinas en casa

Aunque son pariente directo del melocotón, las nectarinas tienen una piel lisa menos delicada, que la convierte en una fruta que resiste varios días antes de consumirla. Es perfecta para tomar con o sin piel, con una dulzura y sabor que nos recuerda al melocotón, aunque con un toque ligeramente más ácido y refrescante.

Conservar las nectarinas en casa es muy sencillo. Lo recomendable es comprar aquellas piezas que mantienen la piel intacta, desprendiendo un aroma agradable y sin ningún indicio de maduración extrema. Basta con guardarlas en un lugar fresco y seco, manteniéndose hasta 3-4 días en un frutero fuera del frigorífico.

Para que duren más tiempo, puedes guardarlas en la nevera hasta 8 días, haciendo que el proceso de maduración sea más lento. Antes de consumir las nectarinas, sácalas del frigorífico un rato antes para que se atemperen, y así poder apreciar mejor su sabor.

Otra opción para conservar las nectarinas mucho más tiempo, es hacer esta deliciosa receta de mermelada de nectarinas y canela. Las mermeladas y confituras son perfectas para frutos que están muy maduros, conservándose durante varios meses para ir consumiéndolas poco a poco.