CULTIVAMOS MIMANDO

CADA DETALLE

PLANTACIÓN

DE LA MEJOR PLANTA NACE EL MEJOR FRESÓN

En Fresón de Palos, cada campaña se inicia con la obtención de la planta en sus propios viveros. La planta del fresón requiere estar expuesta, de forma regular, a bajas temperaturas, para que, posteriormente, pueda aportar una fructificación de calidad. Es por ello por lo que, Fresón de Palos, cuenta con extensos viveros en zonas más altas, concretamente en la Comunidad de Castilla y León. Unas plantas con la máxima calidad certificada, que suponen una garantía para las posteriores etapas de la cadena de producción.

Además de desarrollar un estudio y llevar un constante seguimiento de las diferentes variedades en sus campos de ensayo, Fresón de Palos participa en programas de desarrollo e investigación técnico-científica. Una incesante búsqueda de nuevos avances que permitan seguir obteniendo las plantas que mejor se adapten, en cada momento, a los requerimientos de los diferentes mercados, clientes y socios.

CULTIVO

UN ENTORNO NATURAL Y ÚNICO

Una vez que las plantas están en el momento óptimo, se trasladan a Palos de la Frontera y se replantan en un entorno privilegiado, un enclave dominado por el Parque Nacional de Doñana y rodeado por la campiña, las marismas y la costa del Océano Atlántico. En este paraíso natural, Fresón de Palos cultiva más de 1.200 Has. de tierras arenosas, situadas sobre calizas terrosas; unas condiciones geológicas que, unidas a un suave clima y a un agua de excelente calidad para el regadío, constituyen las características idóneas para el crecimiento de un fresón de un tamaño, textura, color y sabor inigualables.

Durante todo el proceso de cultivo y, hasta el momento de la recolección, los agricultores cuentan con el asesoramiento y el meticuloso control de un completo Departamento Técnico que, además de contar con un experto equipo de profesionales, dispone de las más avanzadas herramientas tecnológicas.

RECOLECCIÓN Y RECEPCIÓN

EN SU MOMENTO ÓPTIMO

La recolección de la fruta justo en su momento óptimo, es garantía de calidad y sabor.

A la recepción del producto en nuestras instalaciones centrales, un equipo técnico lleva a cabo un minucioso control de calidad, velando siempre por la seguridad alimentaria y la satisfacción de nuestros clientes.