Manipulación y Confección

Una vez que los fresones han sido preseleccionados y preenvasados en el mismo momento de la recolección, son llevados a las cercanas instalaciones centrales de Fresón de Palos. Más de 30.000 m2 de modernas naves y edificios, de las que salen más de 70.000 toneladas de fruta al año. En ellas, el fresón es sometido a los más estrictos controles de calidad, con el fin de que llegue a los consumidores un producto en óptimas condiciones organolépticas, de conservación y de presentación.

Una firme apuesta por la innovación, la calidad y la seguridad alimentaria, ha hecho que Fresón de Palos cuente con una tecnología de última generación, única en el sector. La cooperativa dispone de un avanzado sistema de trazabilidad basado en tecnologías de identificación por radiofrecuencia (RFID), un sistema capaz de controlar de manera automática y desasistida todos los procesos productivos, desde la recepción y la confección de la fruta, hasta su almacenaje, conservación, distribución y venta.

La nave central cuenta con veinte líneas de manejo dispuestas en paralelo, formadas cada una de ellas por máquinas desencajadoras de tarrinas, de control de peso, cubrepack y encajadoras. De este modo, se consigue mecanizar totalmente la manipulación del fresón, lo que permite obtener un mayor rendimiento productivo y una mayor eficacia en todos los procesos, al mismo tiempo que se reducen costes.

"Una tecnología de vanguardia"

CERRAR
CERRAR